La adecuada valoración de los daños que presenta un vehículo a reparar influye en los resultados, tanto en términos estéticos como económicos, del taller especialista en carrocería. Por ello, la marca de pintura NEXA AUTOCOLOR®, junto con su distribuidor Cañizares Piñero, ha reunido una vez más a un grupo de talleres clientes en una nueva iniciativa formativa orientada a mejorar sus habilidades en valoración de daños y el uso de los distintos baremos de pintura existentes en el mercado.

Una docena de representantes de talleres multimarca y de concesionarios de Madrid y Toledo participaron recientemente en una nueva edición del curso sobre 'Valoración de daños y baremos de pintura', impartido por José Luís Guerrero, comercial Area Manager de la marca Nexa Autocolor y celebrado en las instalaciones de Cañizares Piñero en Las Rozas (Madrid).

A lo largo de las 8 horas lectivas de las que constó el curso, de marcado contenido teórico, pero en el que no faltó una importante parte práctica, los participantes (jefes de taller, recepcionistas y gerentes) realizaron una simulación de reparación “in situ” que previamente había sido peritada con los distintos baremos del mercado. Posteriormente, se estimaron tiempos y coste de materiales de pintura utilizados y, finalemente, se extrajeron los distintos márgenes, en función de la calidad de la peritación.

 

 

 

 

 

 

Instalaciones de Cañizares Piñero en Las Rozas, Madrid

Instalaciones de Cañizares Piñero en Las Rozas, Madrid

“Realizar una correcta valoración de daños antes de reparar un vehículo ofrece al taller numerosas e importantes ventajas. En primer lugar, favorece la mejor organización del trabajo en el taller, ya que facilita conocer de antemano qué operaciones (sustitución, reparación, desmontajes y montajes, verificaciones y pintura) son necesarias, y sobre qué piezas del vehículo se va a intervenir. De este modo, permite tener el recambio y materiales a punto, controlar los tiempos que invertirá cada área del taller en la reparación y, sobre todo, calcular, de forma adecuada, los márgenes de cada trabajo en función de las particularidades de los distintos baremos. Es -comenta José Luis Guerrero- el punto de partida básico para defender adecuadamente los intereses empresariales del taller”.

 

Comparte